Plazas coloniales habana vieja
Tours y Actividades

Plazas Coloniales de la Villa de San Cristóbal de la Habana

Spread the love

Comenzaremos hablando de las Plazas Coloniales Habana Vieja, qué son, donde están, cómo visitarlas, qué ver y hacer en estas plazas coloniales, y hasta te lo describiré de forma ordenada, como un Tour Organizado que estuviéramos haciendo juntos.

Y si llegas por esta ciudad podríamos hacerlo real.

No cabe duda que el Casco Histórico de la Habana Vieja es el Imperdible #1 de la capital cubana. Aquí es donde mejor contemplas el aura de la colonia. Es como si por instantes sintieras que te adentras en aquellos tiempos y respiras otros aires que no encuentras en muchos otros lugares.

A modo de paréntesis viajero: Te recomiendo el Casco Histórico de Trinidad, el Valle de los Ingenios, y las ciudades viejas de Camagüey y Santiago de Cuba. A pesar de ser Bayamo la ciudad Monumento. Aún no conozco Baracoa.

5 Plazas Coloniales Habana Vieja

La Villa de San Cristóbal de la Habana ha tenido orígenes variados, barrocos, como me gusta decir. Comenzando por sus varios asentamientos iniciales, el propio nombre que le adjudicaran los españoles y, venga, que no podía faltar su excéntrica formación de plazas y centros importantes; que parecieran pelear por la hegemonía geográfica de sus barrios.

Todo esto se debe a la libertad arquitectónica que los españoles le ofrecían a sus colonias. Aunque en San Cristóbal de la Habana, esta indisciplina le regaló la formación que hoy observamos. Por favor, no te vuelvas loco con las maravillas enredadas que encuentras en estas tierras caribeñas. En especial, si visitas el Casco Histórico de Camagüey, la Ciudad Laberinto.

(Puedes leer también Las 11 Curiosidades más locas de Camagüey).

Volviendo a la Villa de San Cristóbal, sus peculiaridades arquitectónicas son tal, que la segunda capital española en la isla terminó por albergar 5 plazas coloniales; casi a tres pasos de distancia una de la otra.

Una escapada de un día y que no puedes perderte al visitar Cuba, es el Tour por las plazas coloniales de la Habana Vieja. Alrededor de estos parques giraba la vida de la urbe en todos los ámbitos sociales, políticos y culturales; así que bien vale la pena visitarla.

Por cierto, cuando mencionamos la Habana Vieja, de forma turística, nos referimos a lo que en otro tiempo fue la ciudad de Intramuros; mientas le gobernaba la Metrópolis española. Y los corsarios y piratas le acechaban en busca del oro de los Capitanes Generales. A este espacio se le conoce hoy de manera oficial como el Casco Histórico de la Habana. Es uno de los imperdibles de sí o sí. ¡No te lo puedes perder!

Además, te auguro lo mejor de esta capital en unas cuantas manzanas, ¿qué más pedir?

Qué ver y hacer en las Plazas Coloniales de la Habana Vieja

La mayoría de los lugares más conocidos a nivel internacional se hayan por estos parajes: La bodeguita del Medio, El Floridita, el Boulevard de Obispo, Hoteles mágicos con aura de colonizadores y criollos adinerados (o pensamientos de Hemingway entre Cumbres Borrascosas), el Templete, los Palacios y Castillos de aquella época, Los Artesanos con su feria, Teatros, Auditorios, La música clásica de la Basílica Menor de San Francisco de Asís, La Terminal de Cruseros, Los principales museos, los Títeres de El Arca, Galerías y Estudios artísticos…

En fin, encontrarás todos los matices culturales y turísticos de varias épocas agolpadas en la amalgama de los numerosos vestigios de otras eras circundantes.

Sin contar las llamadas “Casas de”: La Casa de la Poesía, la Casa de la Malta, La Casa de la Cerveza, de África, de México, de Asia, de Guayasamín… Entre ellos se encuentra la Casa más antigua de la Habana, hoy Museo de Arte Mural. Ah, y muy importante: la Casa del Chocolate.

A su vez, se entrelazan estas atracciones hasta el mismísimo Malecón habanero, con cientos de lugares por visitar. Entre ellos también observas Iglesias, Mezquitas, y dos de las 3 catedrales existentes en esta capital, la Catedral de la Habana y la Catedral Ortodoxa Rusa de la Virgen de Kazan.

Dato curioso: La Iglesia Ortodoxa Rusa tiene 16 Catedrales bajo el título de la Virgen de Kazan; 15 de ellas en territorio de la Confederación y una en el exterior. ¿Se te ocurre cuál es la única en tierra extranjera?

#Foto Catedral Ortodoxa rusa

Catedral de Kazan, Tour Plazas Coloniales Habana Vieja.

Aquí la tienes, muy cerca de la Plaza Colonial de San Francisco de Asís y de la Terminal de la Lancha de Regla y Casablanca, por lo que podrías prolongar tu recorrido y llegarte al Cristo de la Habana; para disfrutar de la caída del sol sobre esta ciudad.

Tour Plazas Coloniales Habana

Dicho esto, si eres buen caminante o andas sin apuros, puedes realizar todo el paseo a pie gratis. ¡Venga, hagamos un poco de ejercicios!

Supongamos que la partida es en el Capitolio Nacional, con ganas de adentrarnos en la Habana Vieja. ¿Quién mejor para comenzar el recorrido que la Plaza del Cristo del buen viaje?

Eso sí, te recomiendo este trayecto porque tienes el menor recorrido parásito posible; pues se encuentran en orden, tanto de ubicación geográfica, como de importancia histórica; sin competir entre ellas, realmente.

Plaza del Cristo del Buen Viaje

Comencemos por la Plaza del Cristo del Buen Viaje. Es un parque pequeño pero que bien merece ser conocido. Decirle a los amigos, estuve en la Plaza del Cristo. Es bautizada con este nombre por la Iglesia del Cristo del Buen Viaje (una representación exquisita de la arquitectura colonial pura).

plaza del cristo del buen viaje habana

La verdad, esta plaza no es tan grande, ni importante. Sin embargo, si eres de los viajeros que gustan disfrutar de toda el alma del destino que visitan, esta plaza colonial es uno de ellos.

Por desgracia, otro detalle que atenta contra ella es el descuido que tiene. Esperemos que esto mejore en el futuro.

Por mi parte, me recuerda la Loma del Ángel donde se entrelazan los amores e intrigas que le dieron vida a la Novela Cecila Valdés, de Cirilo Villaverde.

Plaza Vieja

La segunda en esta lista, y acaso la favorita de todos, es La Plaza Vieja. Creo que si no eres tan ambicioso, o no tienes mucho tiempo, esta ocupa el Top 3 de las plazas coloniales de la Habana Vieja.

Restaurante Santo Angel Plaza vieja Habana

¿Plaza Vieja o Plaza Nueva?

La Plaza Vieja se fundó en 1559, bajo el nombre real de Plaza Nueva. Ya con esto te habrás dado cuenta que varias en este Tour Plazas Coloniales Habana Vieja son mayores en edad. Pero eso lo dejaremos para más adelante.

Ah, y ni me preguntes cómo fue que la más reciente de las Plazas coloniales de aquel entonces llegó a obtener este nombre. Solo sé que recibió varios epítetos y, tal vez el emplazamiento de nuevos parques le avejentaron el título.

Un detalle histórico seguro, cada Plaza en tiempos de la colonia recibió un papel específico más allá del mero concurso cotidiano. El propósito de la que hoy llamamos Plaza Vieja era la función cívica. Allí se organizaban las fiestas populares, ejercicios militares, presentaciones en sociedad… Con el transcurrir del tiempo llegó a ser el principal mercado al aire libre de la Villa. Esto lo puedes sentir hoy en sus múltiples bares, restaurantes y establecimientos comerciales que posee.

La Arquitectura en ella es genial; y pienso que es la más barroca de todas las Plazas Coloniales de la Habana Vieja. Tendréis que perdonarme. Cuando digo Barroca, me refiero a ecléctica. Ya lo verás en su conglomerado de casonas, edificios, portones y vitrales.  

Uno de los aspectos más importantes que le definen es el tiempo transcurrido entre la construcción de todos sus edificios. Esta mezcla abarca el barroco español y el Art Nouveau. Recuerda que hablamos de un período constructivo de los siglos XVI al XX; con nuevas instalaciones en el siglo XXI.

Actualmente es la más vistoza, pintoresca y colorida de todas las plazas coloniales de la Habana. A esto súmale que sus edificaciones, comparadas con las demás Plazas coloniales, son mucho más jóvenes. Se le agrega también que ha sido la más cuidada.

Si le visitas, podrás disfrutar de estructuras encantadoras. Entre ellas destaca la fuente que rige su centro (lástima que se halle encarcelada). Esta fuente, de mármol de Carrara, es una réplica de la original del siglo XVI.

Otro famoso es el Edificio Gómez Villa. Su altura le ofrece pomposidad y carácter majestuoso, al ser el edificio más alto de este parque; con 35 metros.

Otro detalle que le hace famoso es la Cámara oscura que hay en él. No son muchos los países que conservan Cámaras oscuras. Es super divertido ver los paisajes en tiempo real; gracias a la reflexión óptica de los prismas de aquel dispositivo curioso.

Tienes muchos otros representantes, pero creo que los más significativos son el Palacio del Conde de San Juan de Jaruco y el Palacio Cueto.

El primero es puramente mágico. Espero puedas observarle detalladamente; hoy aloja el Fondo de Bienes Culturales. Fue la vivienda del Primer Conde de San Juan de Jaruco, el señorito Gabriel Beltrán de Santa Cruz y Aranda. Se construyó en el siglo XVIII temprano.

El segundo, el Palacio Cueto, se considera el más alto representante del Art Nouveau en toda la ciudad de La Habana; y acaso de todo el país. Así que si tienes nostalgia de Barcelona y el Señor Gaudí, te vienes a la Plaza Vieja y le visitas. Fue inaugurado en 1906 y comprado por el señorito José Cueto en 1920, para la instalación de un Hotel.

Otras de las atracciones más visitadas aquí son el Planetario (construido por la República del Japón en 2009), la Fototeca de Cuba, el atractivo Museo de Naipes, el famoso Café Escorial, Cervecera Factoría Habana, el Centro de Artes Visuales La Casona, el Centro Cultural Pablo de la Torriente…

Free Tour plazas coloniales Habana vieja Civitatis

Transición entre la Plaza Vieja y la Plaza San Francisco de Asís

Aquí tienes dos opciones: bajar por Teniente Rey, en la esquina de la Cámara Oscura e ir directo a las paredes del Convento de Asís, o avanzar por Mercaderes rumbo norte y doblar derecha en la siguiente esquina.

Por mi parte te recomiendo abandonar la Plaza Vieja por la calle mercaderes. Es la calle más significativa que entrelaza las Plazas coloniales de la Habana Vieja. Esta fue una activa vía comercial con las representaciones más interesantes de toda la villa. Supongo que de ahí adquiera el nombre.

Por ella te adentrarás en la vida de aquellos tiempos entre hierbas y aromas traídos de Asia, con flores de todos los tipos posibles, comercios de cuanta cosa existía en las diferentes épocas que la fueron poblando… Incluso hasta la famosa armería que protagonizó el filme “Clandestino” y las Casas de los diferentes países con las exposiciones transitorias representando la cultura de sus pueblos.

En cuanto a estas Casas, todas son verdaderamente significativas. Pero si estás apurado, te recomiendo la Casa de Asia, pues muestra el patrimonio de muchas naciones del Medio y Lejano Oriente.

De verdad que sería un pecado viajero visitar estas plazas coloniales y no transitar por la calle mercaderes. Te aseguro que no habrá un solo tramo de ella que no sea patrimonial, atractivo, interesante, cultural, cosmopolita.

De hecho, la mayoría de los sitios que te comenté al inicio de este post se le deben a esta calle.

Los más cercanos a la Plaza Vieja son los restaurantes de corte tradicional de las distintas culturas, como la árabe, y El Museo del Chocolate, donde te cuentan la historia de este fruto, sus peculiaridades en Cuba, y la venta del mismo.

Un segundo de camino, una esquina y ya estás en la Plaza Colonial de San Francisco de Asís. Acaso por su nombre grandilocuente sea una de las más conocidas y nombradas. Aunque yo no le veo tanto, tanto; como para lo que se habla de ella. Eso sí, la Basílica Menor de San Francisco de Asís le hace grande en dimensiones oníricas trascendentales. Es una verdadera pasada si te encontraras con un concierto en sus atrios.

Plaza de San Francisco de Asís

Plaza colonial san francisco de asis habana vieja

Gracias a su ubicación, junto a la terminal de cruceros de La Habana, y su cara abierta a quienes transitan por la Bahía, le hacen una de las más visitadas entre las Plazas Coloniales Habana Vieja. No solo por el turismo internacional, sino por todo los caminantes del país que visitan la capital cubana.

Los niños le llaman “la Plaza de las Palomas”. Aunque para alegrarnos con esas hermosas aves, mi hija y yo, preferimos la Plaza de Armas. Te la recomiendo, porque la Plaza de Armas tiene la sombra de los árboles frondosos, asientos cómodos y en mayor cantidad, y le rodean otros destinos turísticos que disfrutamos en famiglia. Ya verás.

Plaza de San Francisco de Asís: Historia

La Plaza de San Francisco de Asís existe desde mediados del siglo XV. Por supuesto que no es la plaza que disfrutamos hoy. En sus inicios, a pesar de haber sido creada por intereses estrictamente religiosos, al encontrarse en la parte más sana de la laguna de agua dulce, se consagró al acopio y distribución del agua potable para los barcos de la Real Flota de Castilla.

Con el devenir de los años se convirtió en uno de los centros más importantes del comercio en la isla.

Con esto surge un detalle peculiar. Desde sus comienzos lo primero que se levantara es la Iglesia Convento que puedes observar aquí. ¿Cómo los monjes carmelitas permitieron el emplazamiento comercial? Ni idea. Aunque no dudo que ellos tuvieran algo que ver con el carácter social-comercial de la Plaza Vieja. El caso es que así fue y el distanciamiento sugerente puedes sentirlo en el aire de nuestros días.

Esta plaza, así como la disfrutas en el presente, se fundó en el 1628. Uno de sus detalles representativos es la Fuente de los leones que se encuentra en su centro desde el siglo XIX. Según cuentan, esta fuente se levanta donde mismo existía la primera, del siglo XVII. La que disfrutamos hoy es una bella instalación de mármol de Carrara.

Qué ver y hacer en la Plaza San Francisco de Asís

Además de disfrutar de la Plaza como centro de reunión para los caminantes, y el juego de los niños con las palomas, la mayor atracción de esta Plaza es su Sala de Conciertos de la Basílica Menor de San Francisco de Asís. Como te decía, es un espacio acogedor para la música de cámara y de concierto (de pequeño formato, pues no tiene mucho espacio). Te la recomiendo de sí o sí. Ah, mi consejo: reserva con tiempo.

Otro icono de la tradición habanera es la escultura del Caballero de París; un personaje de renombre entre mitos y desaciertos. Sin embargo, es uno de los personajes históricos más conocidos de esta ciudad. Con el paso del tiempo, a la figura de este caballero quijotesco se le añadió la costumbre de creer en la “buena fortuna” para quien le frote la barba o el dedo índice de su mano derecha. Ni hablar.

En sus inmediaciones puedes observar edificios como la Aduana del Puerto y la Lonja del Comercio (emblemática arquitectura ecléctica de la ciudad, quien luce en la cima la escultura de Mercurio), hoteles de toque espléndido, como el Palacio de San Felipe y Santiago de Bejucal…

Te agradan los títeres. Al final de la misma edificación del convento San Francisco de Asís tienes el Teatro de la Orden III. Y a unos pasos, ya fuera de la plaza, en busca del mar, se halla el Museo-Teatro El Arca.

También puedes empaparte de la historia del Havana Club, en el Museo del Ron, por el costado de la avenida del puerto, o degustar del Restaurante que se aloja en el “Coche Mambí”, un carismático vagón ferroviario emplazado en medio de la calle, al final de la edificación sacra.

Como creo haberte comentado arriba, en Cuba tienes la única Catedral Ortodoxa Rusa, fuera de su territorio, bajo el título de La Virgen de Kazan. Esta magnífica construcción con sus llamativas cúpulas zarinas recubiertas de oro se encuentra a pocos pasos, más allá del Museo del Ron.

Si eres caminante con ansias de absorber todo el arte posible, continúa más allá, por la Alameda de Paula, hasta el Antiguo almacén de Depósito de San José. Desde hace pocos años se yergue como el centro comercial de arte más grande del país. Si quieres llevarte recuerdos, este es el sitio que buscas. Aquí encuentras todo lo que se vende en obras de Plástica, Artesanía, Cerámica, Bisutería…

Transición de la Plaza de San Francisco de Asís a la Plaza de Armas

Aunque podrías ir más directo a través de la calle oficios, que atraviesa la propia plaza de San Francisco, te recomiendo volver a la calle mercaderes. ¿Por qué?

Ya os lo he dicho. Yo prefiero volver a la calle mercaderes; y de allí caminar hasta la calle obispo, porque esta es la calle más divertida y llena de historia de toda la Habana Vieja. ¡Continuemos camino!

Ahora no quiero pasar por alto las atracciones más conocidas de mercaderes: La Casa del Perfume “Habana 1791” (donde se elaboran perfumes de forma artesanal y a la orden del cliente), la Armería, La Casa de México, La Casa de la Obrapía (antiguo centro de recepción y cuidado de niños abandonados), La Maqueta de la Habana, La Casa de las Especias (por si quieres recordar los viajes de Marco Polo), La Casa de Asia (con objetos escalofriantes de aquellas culturas de Oriente, como la orfebrería mágica de Uzbekistán), restaurantes internacionales, entre tantos más.

Te aclaro que en la mayoría de estas casas-museos se exponen joyas de gran valor cultural, pero también se venden artículos y mercancías y, lo mejor de todo, acogen festejos, celebraciones, talleres, tertulias, peñas, galas, conversatorios, obras de teatro…

Cuando llegues a la esquina de mercaderes y obispo, entre otros, resalta el Hotel Ambos Mundos. En sus instalaciones puedes visitar la habitación del afamado escritor Ernest Hemingway. En esta residencia temporal el maestro Hemingway escribió parte de sus dos novelas más representativas: “Cumbres Borrascosas” y “El viejo y el mar”, la última inspirada en la vida del pueblo pesquero de Cojímar.

En esta esquina doblamos hacia la derecha para llegar a la Plaza de Armas, no sin antes disfrutar de la Casa más antigua de la ciudad; hoy, Museo de Arte Mural.

Venga, ya sabes lo que te espera. Caminemos por la calle mercaderes para llegar a la Plaza de Armas. Como su nombre lo indica, era la más importante de su tiempo, en cuanto al orden político.

Plaza de Armas

Plaza-de-armas-Escultura-carlos-manuel-de-cespedes

Ubicada también junto a la Bahía de la Habana, la Plaza de Armas es una de las más emblemáticas de la ciudad. No es tan pintoresca, acaso en busca de mantener sus aires de oficialidad, pero sí una de las más bellas y tal vez la más conocida.

Bien se lo merece. Porque hemos llegado a quien debiera tener por nombre Plaza Vieja. Como lo escuchas. La Plaza de Armas fue la primera en construirse como heraldo fundacional de la Villa de San Cristóbal de la Habana.

En los primeros años del siglo XVI nace la Villa y con ella esta plaza. Por ello, cuando le visites, puedes observar el Templete, uno de los espacios más trascendentales de esta ciudad.

El-templete-plaza-de-armas-habana-vieja
Aquí tienes al Templete: El corazón fundacional de la Villa.

Fue en ese lugar donde se ofreció la primera ceremonia que sirvió de asentamiento oficial de esta urbe, el 16 de noviembre de 1519. Por supuesto, esta misa fue celebrada bajo la ceiba que regía el lugar; pues el Templete fue construido en 1818.

El valor legal de esta plaza se acrecienta, aunque ya no tan solo militar, con el levantamiento de los dos edificios que regirán la nueva capital de la isla: El Palacio del Segundo Cabo y el Palacio de los Capitanes Generales (hoy es el Museo de la Ciudad).

Si continúas mirando a su alrededor tienes la antigua Casa del agua, el Museo de Ciencias Naturales, La Biblioteca Rubén Martínez Villena, el Hotel Santa Isabel (antiguo palacio de los Condes de Santovenia)

El Palacio del Segundo Cabo ha albergado una biblioteca y, desde hace algunos años, fue remodelado para presentar al púbico el único Museo en Cuba de tecnología digital. Darse un paseo interactivo por este palacio es una pasada super divertida, te lo aseguro. Ah, la construcción no ha perdido su porte original.

En el centro de la Plaza de Armas se encontraba la escultura de Fernando VII; pero en 1955 fue sustituida por la del Padre de la Patria Carlos Manuel de Céspedes.

Por el lado del Templete tenías la Parroquia Mayor (demolida en 1770), de ahí que su primer renombre fuese Plaza de la Iglesia.

Uno de los más visitados es el Castillo de la Real Fuerza. Con su porte italiano, es la primera de las varias fortalezas militares que protegían la Bahía de la Habana. Se yergue feliz desde 1577 y ha mantenido el símbolo de la llave de la ciudad: La Giraldilla. La escultura veleta que puedes observar hoy es una réplica; la original yace a resguardo de los infortunios; luego de haber sido dañada por vientos huracanados.

Incluso, hasta caminar por adoquines de madera frente a los Capitanes Generales acrecienta su aura mística.

Estamos terminando por hoy. Tras disfrutar de la Plaza de Armas, sin sucumbir a la tentación de bajar a la bahía, ni subir por la calle obispo, te invito a llegarte a la número 5 de este Tour por las Plazas coloniales de la Habana Vieja.

iati seguro de viajes
Si quieres el descuento, acá te lo dejo: IATISEGUROS.

Plaza de la Catedral

La Plaza de la Catedral fue construida en los comienzos del siglo XVIII; por lo que le hace la más joven de las plazas coloniales de la Habana de intramuros.

No la he dejado para último en vano. Si tuvieses que escoger entre las plazas coloniales, y llevarte la esencia de la vida y arquitectura de los tiempos de la colonia, este es el imperdible #1 de la capital. Ya sabes, la Instagramer, la chica de la postal habanera.

Catedral-de-la-Habana-vieja

Te aclaro que la primera de sus hazañas es haber nacido encima de una ciénaga inmensa que existía en esta parte de la Villa. Supongo que la hayan plantado en este lugar por no tener otro sitio posible con el crecimiento de la ciudad. Sin embargo, a pesar de estar en medio de un lodazar llegó a reunir varios de los edificios Top VIP; los más adinerados de su tiempo.

Está claro que su principal obra es la Catedral de San Cristóbal de la Habana (también tiene otro nombre mariano: Virgen María de la Concepción Inmaculada de la Habana).

Si te agrada el deleite de la arquitectura en tus viajes, lo mejor que tiene esta plaza es la homogeneidad constructiva. Todas las edificaciones de este lugar fueron construidas en la misma época y bajos los cánones del barroco cubano (español) y las diferentes alternativas de la arquitectura mudéjar; con su representativa firma caribeña.

No te cansarás de admirar los diferentes palacios de aquellos tiempos y disfrutar de sus encantos y sabores.

Qué ver y Hacer en la Plaza de la Catedral

Si fuese a resumir las ventajas turísticas de la Plaza de la Catedral, serían: su arquitectura emblemática y homogénea; y la cercanía de los centros y destinos más conocidos, importantes y archivisitados de todo el casco histórico.

Aunque debo aclarar que homogeneidad en Cuba no es que sea como en Praha, Berlín, Roma, o Granada… Jeje. Acá todo se mezcla y cada estilo tiene su peculiaridad con sabor a Caribe. De hecho, como parte de la Arquitectura de los tiempos de la colonia siempre encontrarás detalles del arte español, morisco, italiano, griego, romano, francés… Y todo permeado por la funcionalidad caribeña del arte Mudéjar; quien vino a servir de franco traductor entre las diferentes culturas inmigrantes y el clima de esta región tropical (entre otras necesidades).

Dentro de los predios de la Plaza Colonial de la Catedral de la Habana tienes, acaso, los Palacios más prestigiosos de su época. Asimismo disfrutarás de diversas expresiones musicales, conciertos de varios tipos, performances, action painting, y varios artistas callejeros que le ofrecen sus respetos en obras en papel o cartulina…

Echemos una rápida mirada.

Venga, comencemos por un vistazo a esta Catedral.

La catedral de La Habana 

Aunque no fue la primera construcción de esta plaza colonial sí llega a ser su obra dominante. Es un Templo católico construido entre 1748 y 1777. Se le considera el más representativo ejemplo del Barroco en Cuba; con algunos detalles arrítmicos y algo locos.

Además de ser la Catedral de su tipo más importante del país (luego de quitarle el título a la Catedral de Santiago de Cuba), también ofrece en momentos especiales algunos conciertos y cantatas únicas.

Palacio de los Condes de Casa Bayona

(1720-1746)

El palacete más antiguo de la Plaza de la Catedral se ha reconvertido en el Museo de Arte Colonial. Es un encanto. Por favor, no te lo pierdas.

Palacio del Marqués de Arcos

Construido en 1741 al 46, como residencia de Ignacio de Peñalver y de Cárdenas, Carlos IV le concedió tan sólo un año más tarde el título de Marqués de Arcos.

Entre las calles que desembocan en la plaza está Empedrado y justo al inicio de esta vía, a un costado de La Catedral, está el Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam. Lugar idóneo para los que gustan del arte, con un precioso patio interior y un bar que ofrece la experiencia de un buen descanso mezclado con arte contemporáneo y muchas sonrisas cómplices.

Palacio de los Marqueses de Aguas Claras

Fue construido en la mitad del siglo XVIII (1751–1775), siguiendo un estilo barroco.

Actualmente alberga el Restaurante El Patio, debe su nombre al precioso patio andaluz que se encuentra en el interior del edificio y del cual no dan ganas de marcharse.

Palacio del Conde Lombillo

Antigua residencia de la familia Pedroso que más tarde se emparentó con el Conde Lombillo. Hoy en día acoge la Oficina del Historiador de La Habana. Si tienes alguna duda, ya sabes dónde preguntar.

Taller Experimental de la Gráfica

Por un costado de la Plaza encuentras una de mis joyas favoritas en toda Cuba: el Taller Experimental de la Gráfica de La Habana. Te aseguro que es uno de mis espacios favoritos a visitar cuando busco deleitarme con Artes Visuales.

A la entrada de este Estudio de Arte Contemporánea tienes varios espacios para cenar y descansar. Varios de los Restaurantes más conocidos y recomendados entre las Plazas Coloniales Habana Vieja.

Otros encantos cerca de la Plazas de la Catedral

Ahora te dejo algunos de los lugares que visitar alejándonos solo unos pasos.

Casi en la misma esquina de la Catedral, tienes la Bodeguita del Medio, en el número 207, de la calle empedrado. Pero como es tan importante, más abajo te escribo un apartado completo sobre ella.

Detrás de la Catedral tienes el que fuese el Seminario San Carlos y San Ambrosio de la Habana, luego Centro Cultural Félix Varela; y en la actualidad se mantiene como parte de la Universidad de San Gerónimo.

Más allá tienes el Parque de la Maestranza, el Jardín Japonés, el Anfiteatro de la Habana, y muchos destinos más.

A modo de despedida te detallo sobre algunos sitios especiales que puedes visitar.

Despedida Plazas Coloniales Habana Vieja

Sobrepasemos los tiempos de la Colonia

Si eres valiente y conservas fuerzas y tiempo para continuar camino, te recomiendo algunas de las muchas despedidas caminantes que le podrías regalar a estas Plazas Coloniales Habana Vieja, y enrolarte en nuevas e interminables aventuras.

Más allá de la Bodeguita del Medio

Bien cercana y acaso la más famosa despedida de las Plazas coloniales sería llegarte a la Bodeguita del Medio para luego subir por la calle empedrado.

La Bodeguita del Medio, inmortalizada por Sabina y Hemingway es un Bar-Restaurante con aires bohemios que bien vale visitar. Sus paredes le ofrecen un toque carismático y sus bar-tenders te regalan miles de detalles históricos sobre leyendas urbanas y visitantes famosos o misteriosos. Si fuésemos a realizar una lista de los 5 lugares más famosos de la Habana, este sería uno de ellos.

Subir por la calle empedrado (de la Bodeguita del medio hacia el Parque Central), te regalaría un boceto detallado del cubano real. Es una calle peculiar cargada de la vida más auténtica de la sociedad habanera actual.

Por estos parajes puedes encontrar todos los símbolos de la idiosincrasia de esta isla: arte comunitario, niños en pleno juego callejero, mesas de dominó (el juego de mesa más emblemático de este país), murales, graffitis, bicitaxis, pregoneros, y hasta ladrones a la onda de Aladdin…

Como colofón puedes terminar el Tour en los edificios del Museo de Bellas Artes; o seguir camino al Capitolio Nacional.

Museo de Bellas Artes

Esta sería una de mis dos despedidas favoritas.

Tanto si subes por las calles empedrado, obispo, el paseo del prado, o te llegaste hasta la entrada del Túnel de la Bahía, y no deseas caminar por el Malecón, puedes escoger el recorrido de la historia.

En la misma entrada del Túnel de la Bahía, junto a la Embajada del Reino de España, subes en busca del antiguo Palacio Presidencial, ahora llamado Museo de la Revolución. Detrás se halla el Museo de Bellas Artes.

Te aclaro que el Museo de Bellas Artes se divide en dos edificios, este primero es el de Arte Cubano. Además de la exposición de los principales representantes cubanos, en este espacio es donde más se realizan eventos transitorios, talleres, veladas…

El edificio de Arte Universal se encuentra en el Edificio más bello de Cuba, el Centro Asturiano, en la cabecera de la calle Obispo, a un costado del Parque Central, frente a la Manzana de Gómez. Unas 4 ó 5 calles más arriba.

En una de sus esquinas tienes El Floridita, acaso uno de los bares más famosos de Cuba.

Bar-Restaurante El Floridita

Bar restaurante el floridita obispo habana

Dos puntos acaparan toda la atención turística cuando hablamos de los famosos tragos cubanos, como el Mojito, el Daikirí o el Cuba Libre: La Bodeguita del Medio y El Floridita. Si gustas de los tragos emblemáticos, este es el lugar más famoso, no solo de la Habana sino de toda Cuba; donde encontrarás esos brebajes coloridos y espumeantes como los preparados por la bruja de Rapunzel.

El Floridita, considerado la Cuna del Daiquirí, es el representante más genuino de la coctelería cubana; a pesar de que otros sean más grandes en espacio físico. Pues este bar es pequeño; si bien acogedor.

La Calle Obispo

Es imposible visitar la Habana Vieja y no caminar por el Boulevard turístico más importante de toda Cuba. Sería un pecado viajero irremediable; como viajar a París y no caminar por los jardines de la Torre Eiffel, New York y no andar por Mannhattan, o Moscow sin visitar la Plaza Roja.

Calle obispo habana cuba

La calle Obispo está llena de sitios que visitar.

Hoteles de mística tan colonial y profunda que respiran la paz de la Metrópolis, o de los tiempos fornidos de la República con sus columnas poderosas. El más comentado entre ellos es el Hotel Ambos Mundos, del cual te hablé arriba.

Entre los espacios más representativos para visitar se hallan la Biblioteca Rubén Martínez Villena, el Patio de la ACAA (Asociación Cubana de Artista y Artesanos), donde puedes comprar los mejores souvenirs y disfrutar de su sala expositiva, la antigua Droguería con su inmobiliario y utensilios de aquella época, diferentes museos como el de Historia Natural, el de la Numismática, la Casa del Agua -actualmente cerrada-, la Casa más Antigua de la Habana, hoy convertido en Museo de Arte Mural, la Universidad Católica San Gerónimo, y hasta el Floridita encabeza uno de sus extremos.

Casi todos los restaurantes de este Boulevard tienen su música en vivo. Pero lo que más me agrada son las galerías y estudios artísticos que verás en ella.

El Paseo del Prado

Paseo del prado habana callejeros

Similar al anterior. Cuando termines con las Plazas Coloniales de la Habana Vieja, y continúes camino hacia la entrada de la Bahía, en el Castillo de la punta, puedes subir por el Paseo del Prado hasta volver al mismo punto de salida, en el Capitolio Nacional.

Subiendo por el Paseo puedes disfrutar de exposiciones artísticas, talleres al aire libre, mesas de juego de los locales, y varios edificios importantes, entre hoteles, asociaciones, como la Asociación Árabe de Cuba, hasta coronarle el Gran Teatro de la Habana (desde hace poco apellidado Alicia Alonso). Por cierto, el Hotel Inglaterra es el más antiguo de Cuba.

Si andas con niños, te recomiendo visitar el Cinecito. Se haya detrás del Hotel Inglaterra, en Boulevard de San Rafael. Sábados y domingos proyecta tres veces: 12:30, 14:30 y 16:30.

La calle Mercaderes

Mi otra despedida favorita. Si vedaran toda Cuba, tras la imposición de escoger una sola calle y prohibirse todo lo demás, en mi mente solo puede existir la única respuesta: Calle Mercaderes.

Lo primero, es que se escurre cerca de casi todas las Plazas Coloniales Habana Vieja.

Pero lo que más me agrada es la cantidad de Museos y casas representativas que le componen. Se suceden de forma interminable.

Su único defecto es no poseer un Teatro de Títeres (aunque tienes el Museo-Teatro El Arca a un par de calles más abajo). Es mucho pedir. Sería el paraíso. Aunque Habana Titiritera (gestada por el Grupo de Teatro La Proa), ha presentado algunas obras en estas salas, en especial, la Casa de México.

Arriba, mientras realizábamos las transiciones entre las plazas coloniales te mencioné algunas de sus principales atracciones.

Alameda de Paula

Por aquí jugaba en las tardes el maestro poeta cubano José Martí. Si te agrada la arquitectura colonial te la recomiendo de veraz. Por acá tienes la Iglesia de Paula. Y más allá, el Almacén Depósito de San José.

Como parte del programa de restauración del Casco Histórico de la Habana, este Centro Cultural ha convertido los antiguos almacenes portuarios de los Depósitos de San José en una Feria artística.

Si piensas llevarte algunos souvenirs este es el lugar. Similar al Patio de la ACAA.

El Malecón habanero

Malecon habanero tali lucia albe

Caminar por el Malecón Habanero, es una de las costumbres más comunes de los jóvenes citadinos; en especial, en las tardes-noches (hasta el amanecer).

Así que bien podrías continuar por cualquiera de los costados de la Catedral hasta llegar al mar y caminar todo cuanto gustes por ese “Lungomare del`Avana”.

El Cristo de la Habana

Esto es para los más aventureros. Puedes regresar a la Plaza de San Francisco de Asís y tomar la Lancha que cruza la bahía de la Habana, hasta el Poblado de Casablanca, o coger el autobús en la entrada del Túnel de la Bahía, para cruzarlo. Te bajas en la primera parada al salir del Túnel y caminas hasta el Cristo. Pero este es más de 2 kilómetros. Ten en cuenta el sol…

Ojo, debes tener la precaución de tomar la Lanchita correcta, pues una hace el recorrido hacia Regla y la otra a Casablanca. Digo ojo, porque son las mismas embarcaciones que se alternan constantemente los dos recorridos. Por lo que debes preguntar bien cuál tomar.

Aunque si no recuerdo mal, las que atracan por el lado izquierdo, es decir, por el norte del pequeño puerto, es la que te lleva a Casablanca.

Una vez en esa localidad, subes recto, desde la misma estación portuaria hasta El Cristo de la Habana por una escalinata medio loca con aires de improvisación. O bien puedes subir en cualquier autobús que pase por allí (una vez más, los que veas salir hacia el norte); o subir caminando por la calle si quieres obviar los escalones.

Por mi parte, te recomiendo las escaleras, como parte de un turismo comprometido con la vida local…

El Cañonazo

Esta despedida es mi tercera favorita.

¿Te agradan los atardeceres? Los mejores los observas desde el Cristo o las Fortalezas de los Tres Reyes Magos del Morro y San Carlos de la Cabaña. Créeme, nada mejor para terminar el día de paseos callejeros, reviviendo una tradición centenaria.

El Cañonazo es una ceremonia militar de los tiempos de la colonia que indicaba el cierre de las grandes puertas de la Villa de San Cristóbal de la Habana; en aquellos tiempos amurallada.

Este sistema de fortificaciones protegía la ciudad de los posibles intrusos de ultramar. Aunque para ser francos deberíamos preguntarle eso a los Ingleses, quienes tomaron la ciudad el 6 de junio de 1762. Y no era la primera vez…

Aquí tienes el enlace a las 27 Curiosidades más espectaculares de la Habana, para que leas más sobre estos datos interesantes. Muchos de ellos radican en su historia.

Aclaremos algo, la Ceremonia del Cañonazo es a las 9 de la noche. Te aconsejo estar antes para que te acomodes y escojas los mejores sitios. Si no andas en taxi, al terminar en la Plaza de la Catedral caminas hasta el malecón. Tienes dos paradas del Transporte público, una cercana a la Plaza de Armas, frente al Castillo de la Real Fuerza, y la otra casi en la entrada del Túnel.

Como despedida caminante, la sugerencia para continuar el Tour la podéis hacer de dos maneras.

Una: Cuando termines de pasear por las plazas coloniales, sigues directo para las Fortalezas al otro lado de la Bahía. Podrás disfrutar del aire nocturno más despejado de la ciudad, algunos restaurantes de varias categorías, la Ceremonia del Cañonazo de las 9 y conversar en medio de una velada con sabor a Corsarios, Piratas y caminantes de 15 naciones.

Dos: Podéis unir la subida al Cristo, con la Ceremonia del Cañonazo. Para esto, si eres caminante, no necesitas más transporte. Vas a pie hasta la Fortaleza de San Carlos, a unos 2 kilómetros.

En cualquier caso, para regresar, si no tienes taxi, vas hasta la parada que se encuentra en la entrada oriental del Túnel y tomas cualquier autobús que vaya en dirección a la ciudad. Casi todos los que pasen por allí te llevarán hacia el centro. Si alguno no lo hace, al menos te devolverá a la misma parada al otro lado. La Habana es pequeña, no será difícil caminar un poco más.

Consejo: Si viniste por el Cristo, no te vuelvas a él para regresar a la ciudad, pues las lanchas no funcionan de noche; y tienes menos opciones de transporte público desde Casablanca. Mejor, como te comentaba antes, regresas por el Túnel.

Bueno, bueno. Hasta aquí por hoy.

Debajo te regalo algunos detalles más sobre estas plazas coloniales, como la ubicación exacta por si necesitas localizarlas, fotos de estas bellezas, y hasta un mapa con señales realizadas por mí. Espero las entiendas.

¡Venga! Felices caminatas.

Tío Lucio el viajero.

Acá te dejo algunas afiliaciones importantes para organizar tu viaje a la Habana.

Free Tour plazas coloniales Habana vieja Civitatis
Paseos gratis con CIVITATIS.
Free walking Tour Habana vieja plazas coloniales
Si te agrada más con GURUWALK.
iati seguro de viajes
El Mejor Seguro de Viajes: IATISEGUROS.

Plazas Coloniales Habana Dirección

Por si andas perdido por las calles de Intramuros, y necesitas la dirección exacta de las Plazas Coloniales Habana Vieja aquí te las dejo.

Plaza del Cristo del Buen Viaje

Aunque en esta Plaza convergen varias calles. Las más conocidas serían Teniente Rey, Bernaza, Cristo y Amargura.

Recuerda que el recorrido lo iniciamos en el Capitolio, bajando directo por Teniente Rey hasta la Plaza del Cristo.

Plaza Vieja

La Plaza Vieja se encuentra entre las calles San Ignacio, Mercaderes, Muralla y Teniente Rey.

Plaza de San Francisco de Asís

A San Francisco de Asís convergen Muralla, Amargura, Oficios y Avenida del Puerto.

Plaza de Armas

En la Plaza de Armas tienes las calles Obispo, O´Reilly, Oficios y  Barillo.

Plaza de la Catedral

La Catedral se encuentra en la calle empedrado, O´Reilly, San Ignacio y Mercaderes.

Algunos destinos extras:

Feria de Artesanos del Muelle

Avenida del Puerto, más allá de la Estación de la Lancha de Casablanca. Cercano al final de la Habana de Intramuros. Cerca de esta Feria puedes observar los vestigios de la Muralla de la Habana, el Monumento El Arsenal y la Estación Central de Trenes; con parque lleno de viejas locomotoras.

Por si no lo sabes, Cuba fue el primer país de América con ferrocarril. Incluso, primero que su metrópolis española.

Museo de Bellas Artes

Edificio de Arte Cubano: Entre Agramonte, Avenida de Bélgica, Empedrado y Trocadero.

Edificio de Arte Universal: Se encierra en la manzana de Obispo, Obrapía, Agramonte y Avenida de Bélgica.

Gran Teatro de la Habana

Frente al Parque Central, al lado del Capitolio, en el Paseo del Prado.

Bar-Restaurante El Floridita

Esquina de Obispo y Avenida de Bélgica; junto al Edificio de Arte Universal.

Ceremonia del Cañonazo

Se realiza en la Fortaleza de San Carlos de la Cabaña. En esta colina junto a la Bahía, tienes el Castillo de los Tres Reyes Magos del Morro, San Carlos de la Cabaña y el Cristo de la Habana. Ellos solos representan un Tour en esta ciudad.

Plazas coloniales habana vieja fotos

Aprovecho para regalarte unas cuantas imágenes de nuestro Tour por estas Plazas de la Habana Vieja.

Castillo-real-fuerza-habana-vieja-barco
Castillo de la Real Fuerza.
Palacio-de-los-capitanes-generales-plaza-de-armas
Tours Guiados por las Plazas Coloniales.
Tali-senales-plazas-coloniales-habana-vieja
Frente al Teatro El Arca
Paseo del prado habana patines
Disfrutando el Paseo del Prado.
Tali-paseo-entablado-museo-de-titeres-El-Arca
Paseo de madera junto a El Arca

Plazas Coloniales Habana Mapa

Acá te dejo este mapa tomado de Google Map, con algunas marcaciones para que te sea más útiles.

Por supuesto que es un itinerario irreal, pero bien podrías aprovecharlo, pues lo he realizado varias veces de esa manera y ha funcionado a la perfección. Aunque debo confesar que para algunos acompañantes ha sido demasiado.

La sugerencia a comenzar el Tour a pie del Capitolio para terminar en la Plaza de la Catedral es solo por lógica de fluidez caminante.

Mapa Tour Plazas coloniales Habana vieja

Leyenda con la intención de que entiendas este mapa, jajaja.

  1. Capitolio de la Habana. Punto de Partida.
  2. Plaza del Cristo del Buen Viaje.
  3. Plaza Vieja
  4. Plaza de San Francisco de Asís.
  5. Plaza de Armas.
  6. Plaza de la Catedral.
  7. Bar La Bodeguita del Medio.
  8. Bar El Floridita.
  9. Museo de Bellas Artes (Arte Cubano).
  10. Museo de Bellas Artes (Arte Universal).
  11. Teatro de la Orden III de San Francisco.
  12. Teatro Museo de Marionetas El Arca.
  13. Restaurante Coche Mambí.
  14. Catedral Ortodoxa Rusa.
  15. Gran Teatro de la Habana.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *